El cuaderno del bolsón

Confeti y tequila

México es más que el asqueado Bicentenario que tantos nos atarantó el año pasado. Más que un puñado de delincuentes que parecieran ser millones por el daño que ocasionan. Más que políticos ineptos. México es mucho más que todo. Por ello, este servidor ha decidido resctar esta editorial escrita para el 8-80 el año pasado, por que a pesar de todo lo que pase ahora, y después, México siempre será nuestra patria. Vale festejarla. Vale gozarla. Vale sentirse orgulloso. Y la mejor forma de hacerlo es evitando que caiga en el caos; hacer algo por ella, por que todos somos México.

Omnipresente. La palabra “Bicentenario” ha asaltado el imaginario colectivo. A la celebración independentista más importante y fastuosa de los tiempos le rodea una estela oscura y caótica; la misma que ha imperado en el país casi siempre. No importa, los mexicanos siempre estamos listos a festejar, sea como sea, llueve, truene, relampaguee incluso granadas o balas. Pero no todo lo empaña el entorno violento. En un país cuya palabra idónea para describirlo es desigualdad, el desencanto ante toda creación gubernamental es palpable. No faltan quienes aseguran que el Bicentenario es tan sólo una “cortina de humo” para menguar todas las situaciones que afronta el país.

Una interminable lluvia de colores encendidos; un gigantesco vendaval de confeti y un monumental regodeo en tequila y tacos amenizará cada hogar del país. O al menos, cada Zócalo. Pero, ¿qué es celebrar el Bicentenario? ¿Es acaso un infinito caos vehicular? ¿Es un eterno regreso a casa? ¿Es una borrachera colosal al compás de “El Rey” mientras los fuegos artificiales no cesan de iluminar un cielo cada vez más oscuro? ¿Es entonar desafinado “México, lindo y querido” abrazado de los amigos de siempre y los amigos hechos durante la noche, aunque no nos acordemos de su nombre al día siguiente? El Bicentenario es más que un megapuente bendito, más que una desteñida celebración en la que el gobierno gaste más recursos de los que debería para inmiscuir a una población que cada vez cree menos en él. El Bicentenario más que una remembranza de una historia atestada de mitos y rebosante de dudas e infamias; es simple y sencillamente la celebración de la existencia de nuestro país. Tan simple como encontrar una razón de ser. Ni manipulaciones ni “cortinas de humo”. Es simplemente reconocer nuestra condición de mexicanos, más allá de la oscuridad de los tiempos y de las sospechas legítimas que cuestionan qué estamos celebrando

8-80 está listo para la fiesta. A lo largo del número, rendimos pleitesía, a aquello que nos define como mexicanos. IBERO se adentra en los archivos de la biblioteca que fungen como pedazos inescrutables del tiempo. COLISEO recuerda a las figuras desterradas y subvaloradas del deporte mexicano, aquellos héroes cuyo nombre no perpetúa como sí sus hazañas, los niños de Williamsport, la grandeza de Joaquín Capilla entre otros. O-DOS alerta el exceso de los antojitos, por si Moctezuma se olvida de los gringos y traslada su venganza a nuestros estómagos tras la cena bicentenaria. ELEPÉ explora los potenciales sustitutos a la canción del Bicentenario de Aleks Syntek y escudriña sus archivos para mostrar las joyas de grandes artistas que se han inspirado en el tequila, los boleros de Consuelito y los orgiásticos “Spring-Breaks”

No sólo se trata de criticar, de ser indiferentes, de menospreciarnos. Si el mexicano no se valora, ¿quién lo hará? Bienvenidos, pues, al Bicentenario al estilo 8-80. Por que más que todo lo que se pueda decir, hay que hacer un esfuerzo por enorgullecerse del verde, del blanco y del rojo, por más molesta que resulte ser la parafernalia patriotera. Y si se siente vergüenza por ello, pensar en ¿qué hacer para evitar que de vergüenza? Hay gozar a nuestro México. También se vale.

This entry was published on September 17, 2011 at 1:28 am and is filed under Uncategorized. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: