El cuaderno del bolsón

“Hay una impunidad que es tan grave o peor que la violencia.” Entrevista a Miguel Ángel Granados Chapa

Estaba desayunando. Terminaba sus chilaquiles verdes. En su mano izquierda tenía un pan embarrado de frijoles para acompañar el platillo. Parecía Sócrates en el ágora. Jesús ante sus apóstoles. Su poder: su pluma ácida y crítica; cuestiona lo incuestionable, retuerce los dogmas de los poderes, desde el gobierno hasta los monopolios comerciales, invita a pensar. Es un periodista. Le rodean diez jóvenes que miran con admiración cualquier gesto del periodista, incluso hasta su forma de masticar. Habla entre mordiscos a su pedazo de pan. Espera a terminar el bocado para no hablar con la boca llena. Escucha más de lo que habla. Un joven le ve a los ojos, le pregunta algo. Él rompe la bolsita de azúcar, y llena la taza de café con el polvo. Un trago. Responde. Su voz ronca y cansada. Sus palabras lúcidas y claras. Un miembro del staff del CONEICC (Congreso Nacional de escuelas de Comunicación, cuya edición de 2010 tuvo a la Ibero como su centro neurálgico) le indicó que era hora de partir. A las 11 de la mañana debía estar en el Aula Sánchez Villaseñor, donde le sería otorgado un reconocimiento a su labor periodística, en pos de la libertad de expresión por la que ha luchado desde sus inicios como redactor en Excelsior hasta su columna, “Plaza Pública” en Reforma, tal vez la más leída del país. Se levanta de la mesa. Se limpia los labios con su servilleta. El séquito de jóvenes le sigue persiguiendo, pero ahora detrás de él. Nos acercamos a él. Micrófono en mano. Accede con tibia sonrisa y notable entusiasmo al saber que existían los periódicos universitarios. El periodista habla.

¿Cuál es la importancia de que se organicen eventos como el Encuentro Nacional CONEICC?

El intercambio de experiencias; es fundamental el conocimiento de nuevos modos de enfocar la comunicación. No es causal que el CONEICC haya sido una de las primeras asociaciones de escuelas que se formó y una de las más activas. Están en constante comunicación las escuelas de esta disciplina, algo que parece natural pero que no necesariamente hubiera podido ocurrir de no ser por el empeño de quienes fundaron el consejo.

¿Qué tan difícil es hacer periodismo en un contexto de violencia como el que afronta nuestro país actualmente?

Es muy difícil, particularmente en los Estados en donde es imperante la actividad criminal. En Tamaulipas, en Chihuahua, en Nuevo León; son casi hazañas las que tienen que realizar los trabajadores de los medios, los compañeros periodistas, por que no sólo tienen el riesgo de la violencia misma, sino que no es atajada, no es contenida. Hay una impunidad que es tan grave o peor quizá que la violencia.

¿Cómo se podría resolver este problema?

Con la aplicación de la ley, con el castigo a los delincuentes. Mientras eso no ocurra, la espiral se acelera por que la impunidad es causa de la violencia. Si los delincuentes, saben o sienten, perciben que el riesgo de que se les castigue es mínimo, no tienen barreras, no tienen una frontera para actuar.

Además de la información, ¿qué otras herramientas puede tener la sociedad civil para que tenga una mayor participación activa?

La organización. Los individuos aislados no pueden hacer gran cosa. Tienen que agruparse, tienen que integrarse. No necesariamente en corporaciones formales, no tienen que fundar una asociación civil ni nada por el estilo. Pero en algunos casos están los consejos vecinales; en el Distrito Federal habrán elecciones vecinales próximamente, ese es un modo de participar. Y también en las instituciones de educación superior, clubes de debate, tertulias, algo que permita socializar el conocimiento y la preocupación sobre lo que está ocurriendo para que se deje atrás lo que Juan Pablo González Casanova llamó hace muchos años “La Neurosis Contemplativa”, el estar quejándonos constantemente de las cosas que ocurren sin ni siquiera cortejar nuestros puntos de vista con otros. La asociación, el agrupamiento, son algo indispensable para el ejercicio de la ciudadanía plena.

¿Cuál es el papel de los medios alternativos frente al duopolio de la información?

Es un papel marginal por definición, pero que puede ir conquistando espacios que permitan por lo menos que la recepción de los mensajes de los medios institucionales del duopolio no sea acrítica sino que se comprenda el fundamento ideológico de la información que producen los integrantes del duopolio y se le desmenuce, se le critique. Entonces, los medios alternativos complementarían esta reflexión sobre el papel de duopolio aportando información relevante, no sólo la que interesa a los poderes, sino a la que importa a la sociedad misma.

This entry was published on October 18, 2011 at 2:58 am. It’s filed under Interés General and tagged , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: