El cuaderno del bolsón
Luis-Suarez-Chiellini

[#CiudaddeGol] Abdicaciones, vampíros y guardianes eternos. Cuatro relatos mundialistas.

La sucesión

El rey decidió abdicar. Ya demasiado fatigado, decrépito, incapaz de lidiar con la turbulencia del mundo moderno: más torrencial y desenfrenado del que le engendró y el que gobernó. La retórica no le basta ya. Enfundado de tinto y oro, es un envoltorio de contenido pútrido. No seduce más. Las caricias rugosas, el aliento rancio, las palabras ruines, el bailoteo sin tacto; el flirteo es torpe. Le pudo la opulencia; la migraña del oro. La corona tumular muy oxidada. De la Zarzuela a la Puerta de Sol circula un carruaje. Muy funesto. Muy opaco, sin apenas adornos. Golpeado por un rayo mientras bajaba por Moncloa. Surge el rey de adentro; la capa de terciopelo guinda roída, pringada de tinto chileno y jugo de naranja extraída de los campos del Flandes (que no de Valencia). Entra al Palacio Real. Se dirige a la Mesa de las Esfinges. La mirada sin vida. De su pluma de fuente emana un garabato. El rey no lo es más. Tras la abdicación, continúa el debate sobre el modelo de gestión (monarquía-república, estética-pragmatismo, rojo-púrpura), y se pondrá en marcha el plan de sucesión: el marqués Del Bosque quizá dimita, y junto a él, su envejecida corte. Tiempos nuevos han de venir.

Nosferatu

Luis Suárez no es precisamente un jilguero. Es Orlok. Y Chielini, Hutter. Cuando se levantó, encontró la marca de dos colmillos en su hombro. El vampiro estaba suelto. Se apareció en Ámsterdam, en Liverpool, en Natal. Muchas víctimas ya. Para darle muerte, una mujer de corazón puro habría de entregarse voluntariamente antes del alba. Ello, o cazarlo. Suárez no murió en una nube de polvo. El vampiro fue casado y enjaulado. Pero algún día, el vampiro habrá de salir. Cuatro meses, para ser exactos. Para lidiar con su desasosiego, y apaciguar los impulsos antropófagos, no será necesario echar mano de espejos ni crucifijos. Basta con un asado de tira uruguayo al desayuno, y para la merienda, un hígado retacado con frijoles, al más puro estilo Hannibal Lecter. Y un diván.

Matuzalem

Impávido y señorial. Imperturbable. Faryd Mondragón es el guardián de los Farrallones de Cali. Extiende sus manos como el Cristo Rey del Cerro de los Cristales. Viejos, viejos los cerros, dirían. Faryd permanece, inmune al tiempo, hasta envejece con gracia; trota a penas, pero una vez colocado en su puesto de combate, un solo grito suyo basta para ordenar la retaguardia, horrorizar al enemigo, y hasta desarmar a las FARC. Aún capaz de soportar la embestida de un kamikase y no ceder ni un ápice. Clavar el tobillo en el césped. Mostrar pecho. Salir victorioso. El tiempo suele vencer, menos a Faryd Mondragón.

Wagner y las memorias de Asturias

Cada que Müller, Götze, Özil y Schweinsteiger atacan al arco resuena la Cabalgata de las Valquirias. Es el ejército de Bismarck en correría desenfrenada. En Recife, bajo el tercer diluvio universal (el segundo inundó Natal mientras México ahogaba a Camerún), el obús de Müller tumbó el Monte Rushmore. Poca historia más. Hasta el morbo quedó ahogado. No hubo bulo. Los presagios de Gijón no fueron los de Recife. El antecedente justificaba la suspicacia. No así el gen estadounidense, enfermo de victoria, aunque su derrota haya sido la más celebrada desde su retorno de Vietnam. Siguiente capítulo: Porto Alegre será Gijón. El Beira-Río recordará al Molinón. Siempre nos queda Asturias, inevitablemente. Alemana se recostará en el diván y recordará la tarde asturiana en la que Madjer y Djamel Zidane irrumpieron en el inconsciente de Breitner, Augenthaler, Rummenigge y Littbarski. El menú es imperdible: cerveza o té a la menta; cuscús con garbanzos o una bierwurst con mostaza. O sidra, por aquello de la nostalgia. Ideal para la tarde de martes. Y para saciar el morbo.

This entry was published on June 28, 2014 at 12:30 am. It’s filed under Crónicas fútbol and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: