El cuaderno del bolsón
CUBA-EEUU

Castrismo, deserción y deporte

En el verano de 2001, Taismary Agüero, campeona olímpica en Atlanta y Sidney con la selección cubana de voleibol femenil, escapó del hotel donde se alojaba junto con su equipo en Montreaux, Suiza. Fuera del hotel la esperaban Anna Maria Castellani y Chiara Tutalini, dos amigas que había conocido en su estancia en Perugia, donde jugó para el Sirio Perugia dos temporadas. Llegó a Italia, solicitó asilo político y se quedó a vivir ahí, lejos de su natal Mayajigua, de su familia, de la Cuba de la Revolución. En 2007, Agüero fue autorizada por la Federación Internacional de Voleibol (FIVB) para jugar con la selección ‘azzurra’. Un año antes se había nacionalizado italiana, tras haberse casado con Alessio Botteghi, fisioterapeuta del Sirio. Apenas recibió el aval de la FIVB, Taismary integró el róster del equipo italiano en la Copa del Mundo de Japón. En el penúltimo partido del torneo, Taismary e Italia se enfrentaron a Cuba. Como de guión de cine. Un artículo de Wilfredo Cancio Isla afirma que las jugadoras cubanas habían recibido instrucciones de no saludar ni dirigir la palabra a Taismary durante el partido. Italia demolió a las caribeñas en tres sets (25-27, 19-25, 16-25) con “Fenomeno” Agüero como estrella y estandarte: cada mate, golpeado con furia, retumbaba en suelo cubano.

En 2008, Agüero tomó un vuelo de Pekín, donde estaba concentrada de cara a los Juegos Olímpicos, rumbo a Alemania; ahí habría de tramitar un permiso de entrada a su país. La razón para volver a Cuba no aceptaba miramientos: su madre estaba gravemente enferma. El trámite, sin embargo, le fue denegado. Una fuente del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER, símil de la CONADE, digamos) citada por el diario El Nuevo Herald apuntó que la decisión se tomó “al más alto nivel”. El 9 de agosto, mismo día que Taismary recibió la noticia del visado rechazado, Italia se estrenó en los Juegos ante Rusia. Como premonición quedó una columna que Fidel Castro publicó en el portal cubadebate.cu (y que fue reproducido, naturalmente, en el diario Granma) el 17 de julio de 2008, casi tres semanas antes del inicio de los Juegos: “No permitamos jamás que los traidores visiten después el país para exhibir los lujos obtenidos con la infamia (…) no llega ni siquiera a uno de cada diez los que sucumben moralmente a la lluvia de ofertas en un mundo plagado de mercachiflismo, vicios, drogas, doping y consumismo”. Para Castro no hay deserciones, hay ‘robo de talentos’. La retórica revolucionaria está llena de eufemismos, incluso (sobretodo), cuando de deporte se trata. Y es que el deporte, se sabe, es pieza capital en el entramado social de la Cuba castrista.

El historial de ‘talentos emigrantes’ es largo. El profesionalismo en el deporte cubano fue prohibido en 1961 bajo la premisa de la no-mercantilización. El deporte como derecho inalienable (y obligatorio). En búsqueda de mayores oportunidades y mejores condiciones de vida (el salario promedio de un deportista cubano dentro de la isla era de 20 dólares mensuales), se ha desatado una sangría a través de actos de escapismo, como el de Agüero, y los más célebres, los de Guillermo Rigondeaux y Erislandy Lara, durante los Juegos Panamericanos de Río 2007. Otro ejemplos son los de los beisbolistas Orlando “El Duque” Hernández, Yasiel Puig, René Arocha, cinco jugadores de la selección cubana de fútbol que disputó la Copa de Oro 2007, y un larguísimo etcétera.

Ismel_Jimenez

A finales de septiembre de 2013, el gobierno de Raúl Castro aprobó una nueva política de remuneración a deportistas que tiene “como principio fundamental el perfeccionamiento del pago que actualmente se entrega a deportistas, entrenadores y especialistas”, según Granma. La norma, que entró en vigor en enero de 2014 y para los beisbolistas en noviembre de 2013, estipula que todos los deportistas, sin excepción, tendrán derecho a ser contratados en el extranjero, pero deberán reportarse con sus selecciones nacionales en caso de ser requeridos; la aclaratoria parece una sentencia a aquel que ose con desertar. Los atletas son categorizados según su mérito: los medallistas olímpicos ganarían 1,500 pesos cubanos, (el equivalente a 22,755.90 pesos mexicanos); los medallistas mundiales 1,300; los medallistas panamericanos 1,200; los campeones centroamericanos 1,110; miembros de selecciones nacionales y de la Serie Nacional de Béisbol (la liga local) 1,000; reservas de selecciones y de la SNB 450. Las categorías no son vitalicias: se actualizan cada año, dependiendo de los últimos resultados/puestos alcanzados. El esfuerzo, finaliza Granma, es un “grano de arena más que hace la Revolución para mejorar la vida de sus atletas”. Faltaba concluir, claro.

El deshielo de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, coronado por el saludo entre Barack Obama y Rául Castro durante la Cumbre de las Américas en Panamá en abril, aunado a la eliminación de ciertas restricciones dentro de la isla (como la que prohibía a civiles viajar al extranjero) son una oportunidad áurea para el deporte cubano, aún la gran potencia latinoamericana. Porque, si bien el empeño porque el deportista no sea tratado como mercancía es loable, el deportista tiene el derecho de vivir del deporte que practica sin que su nacionalidad sea un obstáculo, ni que su derecho de moverse libremente por el mundo para ejercer su profesión sea denegado. Y que por ello, no sea tildado de “traidor”. Y, además, si han migrado, que sean libres de volver a su patria cuando lo deseen. Para que la historia de Taismary Agüero, quien no pudo regresar para visitar a su madre enferma, no vuelva a repetirse. Al alegato de que el deportista no es mercancía le falta la segunda parte: “el deportista es un ser humano”.

This entry was published on August 26, 2015 at 5:43 am. It’s filed under Uncategorized and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: