El cuaderno del bolsón
DSCN5435

Sin pena, ni mentiras…

Enrique Peña Nieto estaba sentado, de piernas cruzadas. El rostro adusto. Los ojos hundidos. Sonríe, a fuerzas; como si dos hilos le colgaran de las mejillas y fueran jalados por algún ente invisible para levantarle los labios y disimular concordancia. A su lado, el Rector de la UIA, José Morales Orozco, observa calmo el devenir de la confrontación. Frente a él, un mar de pancartas. Un océano de dialéctica. No le querían. Lo sabía. Puños vociferantes, escondidos entre la maraña de cabezas y cartones pintarrajeados, claman por una justificación, casi 6 años después, del Caso Atenco. Otros, los menos, pero no tanto, acallan el escrutinio con ‘odas’ al ‘presidente’ que ‘se ve y se siente’. Una olla express. Entre palabra y pausa hay murmullos. Cada cuanto un grito. Y cada corpus es interrumpido. Le demandan ‘cómos’. Toda voz que se oiga es silenciada casi unánimente. “Respeta”, reclaman de mala gana voces que provienen de cualquier lado. Cartelones, preguntas, micrófonos, cámaras, copetes plastificados, algunos salpicados de pintura roja, chamarras enrojecidas; jaloneos. Un perpetuo empellón verbal. Palabras como escupitajos. Cuán impredecible la vida es cuando no existe guión alguno al cual seguir. El guión está hecho trozos.

Son las 9:00 de la mañana. Un camión de la Policía de Toluca transita sobre la calle Prolongación Vasco de Quiroga, y se estaciona frente a la Puerta 10 de la Universidad Iberoamericana. No dista mucho de la estructura de un camión de pasajeros, está pintado de azul y vivos en blanco. Se abren las puertas. Bajan varias personas, una por una. Rápido, dando brinquitos de un escalón al otro. Sale el último. Son 30, 35 acaso. Se reunen en grupos. Se quedan parados de frente a la puerta, pero aún no entran. Como si estuvieran esperando a alguien, o una orden para hacer algo. Sólo ven a los alumnos que sacan sus credenciales, las muestran a los guardias, y entran a la Universidad. Cuchichean. Siguen esperando. Se sientan en las jardineras de cemento. Cruzan los brazos. Esperan.

Una fila no muy larga sale de la puerta del Auditorio Sánchez Villaseñor, curvea las macetas encuadradas por las bancas de níquel, y termina cerca de la Explanada Central. A cada minuto que transcurría, la fila doblaba su extensión del minuto anterior. Integrantes de COPSA (Consejo de todas las Sociedades de Alumnos de la Universidad Iberoamericana) exigían que los formados mostraran sus credenciales de alumnos o ex-alumnos de la Ibero, y les repartían boletos para entrar a la ‘conferencia del candidato’, aunque esto ‘no era garantía de poder entrar’. Delante de mí habían no más de 50 estudiantes. La espera fue breve. En tan sólo 10 minutos, el Auditorio abrió la boca, y de un bocado se engulló a la hilera. Por si las dudas llevaba un libro, por aquellito de las demoras perennes, y el minutero que avanza, incontenible, y lento, en espera de alguien o algo que, tal vez, no valga la pena. 5 páginas y pa’ dentro. No recuerdo lo que leí.

“¿Qué tiene dentro de su mochila?”, me cuestiona un miembro de seguridad. “Mi cámara, solamente”. “Ah, pase”. Justo antes de entrar al Auditorio se había montado un ‘cordón de seguridad’. Guardias que cacheaban aleatoriamente a los que deseaban entrar, como antes de entrar a un concierto o un estadio. Una mesa donde las mujeres debían poner encima sus bolsas, para que éstas fueran manoseadas y revisadas; como en los aeropuertos. Sólo faltó la máquina de Rayos X.

50 estudiantes delante de mí. Al Auditorio el caben 500. Cuando entré, la mitad de las sillas ya estaban ocupadas. Como un acto de ilusionismo. Desconocía las nuevas tácticas del acarreo político, aquella tierna y dinosáurica tradición mexicana, la cual ha arraigado los más flamantes y ciclópeos números mágicos entre su repertorio de repugnantes tácticas. Sabrá Dios (o la magia, o algún politiquillo infiltrado en la organización del magmánimo evento) lo que haya sido. “Aplicaron el relleno de urnas, la argucia electorera predilecta de unos que otros, a escala humana. Les salió”. En efecto, habían invitados del candidato ‘fuera de lista’, algo que, según Reforma, malhumoró a los guardias de la Ibero. Pero no eran todos los que ya estaban sentados antes de que los estudiantes entraran. Habían, aproximadamente, 40 espacios reservados para los alumnos egresados que lo hubieran requerido con días de antelación. Afuera, las sillas de plástico naranja, solitarias. Aguardaban la batalla. Muchos alumnos que tenían planeado estar en la conferencia, y que por simple inferencia estadística cabían en el Auditorio, no pudieron entrar. Sus asientos ya habían sido ocupados.

Fotógrafos que pulían sus lentes. Camarógrafos que libran épicas escaramuzas con monstruos de tres pies y mil cables como brazos. Reporteros que empuñan sus plumas. Las cámaras están sobre una pequeña tarima al fondo del Auditorio, de espaldas a la puerta principal, de frente al estrado, y detrás del público. Todos están ‘acreditados'; portan en el pecho dos calcomanías rectangulares, una de fondo rojo que dice ‘PRENSA’ en letras blancas; la otra es un recorte a escala de la imagen oficial de campaña, el ‘Enrique’ dentro de un rectángulo rojo, y el ‘Peña Nieto’ en verde y rojo, acomodado a la derecha del nombre. De primera impresión parecía que todos pertenecían al equipo de prensa de Peña. Conforme la hora de la conferencia se acercaba, y más reporteros y camarógrafos llegaban al Auditorio, todos portaban los mismos distintivos. Incluso si en sus chalecos estaba bordado el nombre y logo de sus respectivos medios. ‘Quieren controlar a toda la prensa’, mencionó un alumno en la víspera. Al menos, la finta sirvió.

Al cabo de 20 minutos después de que entré, al Auditorio no le cabe una aguja. Hay sobrecupo. Los que no alcanzaron lugar se arrinconan o se pegan a la pared para dejar libres los pasillos laterales. Los reporteros se agazapan los unos contra los otros, y siguen luchando contra la maraña de cables regados por doquier. El ‘status quo’ impuesto. Un grupo de jóvenes está en primera fila. No son muchos; a lo más 10. Hombres y mujeres. Me son conocidos algunos, compartí salón de clases en la secundaria con un par. No están sentados. Son, de hecho, los únicos que están en pie en todo el Auditorio. Chacotean. El sonido de sus manos como misiles chocando, y palmadas en la espalda como golpeteos para desatorar del cogote un pedazo de comida; son saludos fragorosos. Mueven la cabeza, para delante y para atrás, en rítmico vaivén, como si la noche del antro se hubiera extendido a la mañana iberiana. Vestidos de rojo; o camisas, o chamarras, o suéteres. Rojos tenían que ser. Sus carteles los dejaban reposar en las sillas, como soldado que acuesta y acaricia su arma antes del combate, para que la pólvora se asiente; como quien afila su florete antes del duelo, aviado por las chispas, que de no ser controladas podían devenir en fuego. Los carteles decían #CONTIGO HASTA LOS PINOS en una cara, y en la opuesta una ‘@’ que cubría casi todo el frente, de fondo rojizo (qué si no), por encima de la palabra “ectivismo”. Comenzó pronto el barullo. Un alumno que el Diario Refoma identificó como Fernando Esquivel, ubicado a la mitad del foro en la columna de la derecha de frente al estrado, levantó sus brazos por todo lo alto; sus manos sostenían un cartel verde que decía: “Ni un aplauso a este asesino”. Lo mostró al frente, como para enseñárselo a los ‘ectivistas’ que aguardaban impacientes a su candidato en primera fila. Aplausos. Vítores. No todos. Algunos callaron, y sólo observaron. En tanto, aparecieron más ‘ectivistas’, dispersos entre la audiencia. Uno por aquí. Dos por allá. Y algún otro por ‘acullá’. Jóvenes. Adolescentes. Adultos maduros. Regados, eso sí, por todo el cuadrante. Como impulsados por un rayo, se pararon. Desenvainaron las espadas. Aferraban poderosos sus carteles rojos de doble cara. Furibundos. Bramaban. Subían, y apenas bajaban sus consignas, vehementes, fugaces. Cada vez que la volvían a estirar por todo lo alto de sus extremidades erguidas su grito era más vigoroso. Enterraban sus dedos arqueados en los carteles. Un furioso “Peña Presidente”, estruendoso, repiqueteó las paredes. Y el abucheo. La guerra. La olla express ya estaba expuesta al fuego.

Peña Nieto había desistido de visitar la Ibero en dos ocasiones. En marzo de 2011, en el marco del Foro Mi Visión de México 2020, el entonces gobernador del Estado de México no contestó la solicitud enviada por el Departamento de Comunicación Institucional y COPSA para tomar parte del evento, que consistía en un maratón de conferencias oficiadas por políticos de calibre y atendidas por estudiantes, en aras de fortalecer el diálogo democrático a poco más de 1 año de distancia de las elecciones presidenciales. Santiago Creel (entonces Senador por el PAN), Manlio Fabio Beltrones (entonces Presidente del Senado), y Josefina Vázquez Mota (entonces Secretaria de Desarrollo Social), accedieron a la invitación. La segunda ocasión que Peña Nieto optó por agendar para otra ocasión su visita a la Ibero fue en el presente curso, para coronar el proyecto Buen Ciudadano Ibero, impulsado desde las altas instancias de la Universidad y replicado por los Departamentos Académicos, el cual pretende como fin primordial inculcar a la ‘Comunidad Ibero’ a que participe activamente en el proceso electoral, enarbolar la cultura ciudadana y civil, informada y crítica, combatir el nepotismo y la desgana. Gabriel Quadri y Andrés Manuel López Obrador ya habían suscrito al ejercicio. La presencia de Josefina Vázquez Mota, que estaba confirmada para el martes 9 de mayo, quedó cancelada en la semana, y acomodada hasta un mes después. Peña Nieto se había negado a concurrir. La fecha original de su presentación era el jueves 26 de abril. “Miedo a salirse de su burbuja”, “Temor ante los espacios no controlados”, replicaban los medios. Desde su desaire literario en Guadalajara a principios de diciembre de 2011, Peña Nieto se recluyó en mítines sigilosamente ideados y condicionados para la parafernalia tricolor, y platós debidamente iluminados. No más. Debía enfrentar a su némesis; la sociedad informada, crítica, y sin predilección alguna por determinado signo político.

Las paredes del Auditorio parecen ser golpeadas por afuera. Los reporteros, y uno que otro estudiante con cámara en mano, salen corriendo para ver qué pasa. El resto del público dentro del Auditorio sólo voltea a ver. Se escuchan gritos por fuera. Una alumna, sentada frente a mí saca su celular de una de las bolsas de su pantalón. Lo ve, y le comenta a una compañera suya, quien está sentada frente a ella, que ‘se agarraron a golpes afuera. Hay unas señoras que vienen de Cuajimalpa, manifestándose, y no las dejan entrar’. Ninguna mirada se mueve de la entrada principal. Los ‘ectivistas’ han guardado su carteles. Las puertas se abren. Un revoltijo de hombres, en ronda, caminan sin ver por dónde van. Rodean a alguien. Los fotógrafos se arremolinan en torno al contingente. Entra uno, y con él otros tantos. Llovían ‘flashes’ de las cámaras. En medio de todos, un hombre sonriente, de corbata roja, de vivos blancos, y verdes; traje impoluto, oscuro. La cabellera relamida, densamente engominada. No muy alto, incluso enclenque. Los fotógrafos que le rodean y los miembros de su equipo de seguridad son más altos que él. Hay que subirse a las sillas para verlo. Saluda al techo. A las paredes. A uno que otro estudiante. La guerra de voces se vuelve a activar. El ‘BUUUUU’ retumbante hace temblar las paredes, y titiritar los tímpanos, pero las pancartas de los ‘ectivistas’ son muy grandes, muy rojas, muy visibles, muy escandalosas sin gritar tanto. Peña Nieto se detiene a saludar a un hombre, de edad avanzada, que estaba sentado a orillas del pasillo por el que iba pasando. Le pide a quienes lo siguen que lo esperen. Se toman del hombro. Charlan unos segundos. Se conocen, parece. Se despiden. Sigue caminando, entre bipolaridad titánica. Los aplausos y vitoreos son tan rotundos como los abucheos. Saluda a varios de los que están sentados en la primera fila de la columna de la izquierda del Auditorio. Pedro Joaquín Coldwell, Presidente del PRI, está entre ellos. No recuerdo haberlo visto cuando entró. La plana mayor del priismo está ahí. Sigue caminando. Sube al estrado por una escalera ubicada a la extrema izquierda del auditorio. Sigue saludando a la nada. Sigue sonriendo. El cabello le brilla, es tan negro y la luz le pega de frente que, si se le ve de reojo, parece blanco. El Rector de la Ibero lo acompaña, casi inadvertido de las miradas. Peña Nieto saluda a los acompañantes del Rector. Se sientan. Se llama al silencio, a la tolerancia, a la compresión, a escuchar, con la condición de dejarse escuchar. La olla express ha sido aparatada del fuego. Eran las 10:17. Llegó tarde. Una voz de hombre se quejó: ‘¡Era a las 10!’ Aplausos. Peña ni se inmutó.

Y ahí estaba, sonriente. De piernas cruzadas. Cómodo. Y ahí estábamos. Algunos cabreados, pero contenidos. Otros admirados. Nadie indiferente. Peña Nieto se paró de su asiento. Camina hacia el estrado. Por ahora todo en guión. La luz le favorece. El Auditorio está callado. Las mantas embadurnadas de pintura roja como sangre están guardadas. Está a salvo. Por el momento. Habla. Saluda y agradece la oportunidad de intercambiar puntos de vista con los estudiantes de la Universidad Iberoamericana. ‘Vengo a saldar una deuda con ustedes’. Mientras habla, los ‘ectivistas’ se ponen sus copetitos de plástico mafufo en la cabeza. Se peinan, despeinándose. Silencio absoluto. ‘Podrán algunos estar de acuerdo o no’, dice, ‘espero, aunque sea un poco, poderles convencer. Y, si no, tampoco pasará nada.’ No pasará nada. (¿?). Peña trastabillea poco; su error más común es cambiar el género de artículos o sustantivos: ‘el responsabilidad’. No dice nada nuevo. Habla de democracia; del latinobarómetrque nos invitó a revisar. De Estado eficaz. De economía. Fanfarroneó, cada que pudo, de sus 608 compromisos cumplidos durante su gestión gubernamental. De datos muy conocidos. No diferencia mucho su retórica de la que había presentado una hora antes durante el programa de radio de Cármen Aristegui. Recicla los mismos datos que mencionó allí. Optó por dedicar 20 minutos a hablar de su “proyecto de nación”, para privilegiar, sorpresivamente, el diálogo con los alumnos. Retórica. “Encantador de serpientes”. Habló mucho, dijo poco. Escueto. Terminó. Los aplausos fueron calmos. Fue la mitad del Auditorio la que aplaudió. El resto se quedó de brazos cruzados. Peña Nieto regresó a su lugar. En el silencio sepulcral, de quienes veían con ahínco, sin pestañear, cada paso que daba el candidato, esperando, tal vez, a que tropezara, un alumno cercano a mí gritó: “¡ahora en inglés!”. Risas. Una mujer, ofuscada espetó: ‘oye, respeta, por favor’. Se instaló el silencio.

Sesión de preguntas y respuestas. Pasara lo que pasara, iba a ser noticia. Los medios harían eco. La dinámica era sencilla, y democrática. Antes de iniciar el evento, los organizadores repartieron fichas al público, quienes debían anotar su nombre en una parte, partirla a la mitad, y regresar aquel pedazo con su nombre escrito, el cual sería arrojado a una tómbola. Se revolvían. Cuando llegara el momento de hacer las preguntas, uno de los organizadores daría vuelta a la tómbola, y sacaría, aleatoriamente, los nombres ‘ganadores’. El premio, la oportunidad de preguntarle cualquier cosa al candidato. Cualquier cosa.

Tenía lista mi pregunta. Mi nombre nunca salió. Sí los de 14 estudiantes, (uno pasó dos veces; aunque a la segunda su participación fue cancelada. Su primera pregunta, de todas formas, resultó inofesiva). Le cuestionaron sobre el modelo económico que planeaba implementar. Ofreció elevar la cobertura de educación universitaria del 30 al 45 %. Y que la política educativa del país corresponde sólo al Estado. Y que serán 4.2 millones más de alumnos de primaria con acceso a Internet. Muchos ‘qués’. Sin ‘cómos’. Al fondo, un joven le increpó por ello: “¿Pero cómo lo vas a hacer?”, exclamó, en tono demandante, álgido. Fue silenciado. “Shhhh”. “No lo callen”, rezongó la alumna sentada frente a mí. Le preguntaron sobre cómo dismunir la dependencia de la economía mexicana de la estadounidense. Otra alumna, inconforme con la respuesta retórica, voceó indignada: “No te preguntaron eso”. Shhhhhh. Fueron las mismas bocas fruncidas, los mismos dientes juntos, quienes la callaron. “Ash, qué no callen a la gente. Déjenlos hablar”, volvió a quejarse mi respondona vecina de lugar. “No interrumpan. Respeten. ¡Qué educación!”, alegó la misma joven que demandó respeto minutos antes, después de que Peña había terminado su exposición. Varios de mis vecinos de lugar la voltearon a ver. Apenas devolvieron su mirada al frente, al candidato, la muchacha, bravucona, volvió a encarar a los ‘irrespetuosos': “¿Qué me ven? ¿Algún problema?”. Luego, entre dientes murmuró: “pendejos”. Y a cada gruñido, cada palabra fuera de tiempo, y ‘permiso’, cada segundo, el aire se enrarecía. La olla volvía a ser expuesta al fuego, ahora más intenso.

Peña Nieto fue interrumpido dos veces durante la sesión de preguntas y respuestas. Una alumna le preguntó sobre cuáles le parecían los sindicatos más poderosos: Peña respondió: ‘el de maestros, el de los petroleros, y el de la CFE’. Aplausos. Algunos se levantaron, aplaudieron con más vehemencia. Como si hubiera declarado la independencia de un país, o dicho alguna maravilla. Hay a quienes le sorprendía la capacidad de Peña Nieto de construir una oración con sujeto, verbo y predicado, sin ayuda de tele-prompters y/o ‘chícharos’. Tal vez eso era lo que aplaudían. En medio del intercambio, un alumno se paró, y le dio la espalda al candidato; cruzó los brazos y miró a la puerta de salida, serio, sereno. Aplausos. ‘Respeta’, le refunfuñaban algunos. ‘¡Qué payaso!’. El gesto duró poco más de un minuto. Peña Nieto dejó de hablar repentinamente cuando vio la protesta, y el sonido de los aplausos sepultó su voz. Cuando el alumno se sentó, el candidato priista retomó su respuesta. Concluyó. Nueva ronda de respuestas. El nombre de José Miguel Barberena fue anunciado. Gritos. Ovación. ‘Qué suerte que le tocó a él’, mencionó una joven sonriente, parada en el pasillo de la extrema izquierda, con su celular en la mano y una cartulina a sus pies. José Miguel Barberena se acercó al micrófono, ubicado en el centro del pasillo central, de frente al candidato. “¿Qué valores intenta promover si se presenta más como un producto de la mercadotecnia que como un verdadero político?”. Ovación, de nuevo. Peña Nieto frunce el ceño. La sonrisa se le endurece. Queda inómvil, de piernas cruzadas, como en casi todo el ejercicio. Desestimó la pregunta de Barberena con una respuesta breve. Se acercaba el fin. Las cartulinas se multiplicaban. La mayoría le reclamaban que habla del ‘Caso Atenco’, algunas exigían ‘no más feminicidios’. Algunos recortes de papel, que simulaban el rostro de Salinas de Gortari, aparecían. Peña se reía. Les pedía que los bajaran. “Ya los leí, gracias”.

Anomia’, según la RAE: “1. f. Ausencia de ley. 2. f. Psicol. y Sociol. Conjunto de situaciones que derivan de la carencia de normas sociales o de su degradación.” Peña Nieto, abogado, no supo qué significaba, cuando un alumno le preguntó sobre el imperio de éstas en las carreteras del país. ‘¿Las qué?’, reviró el ex-gobernador. ‘Las anomias’. Peña se estiró, sin pararse la silla, y puso el oído más cerca al micrófono, como para oir mejor. ‘Más claro, por favor’, suplicó Peña Nieto. Un grito surgió de la nada: ‘¡Un tumbaburros!’. El alumno que preguntó regresó al micrófono, entre risas tímidas del público. ‘Qué oso’, dijo mi vecina. ‘A ver, le explico…’, retornó el alumno. Carcajadas. Un guardaespaldas del candidato, regordete, fornido, y moreno, llama por su radio. Oculta sus labios detrás de él. Luego, camina hacia la puerta principal. El resto de guardias permanecen en sus lugares, custodiando los pasillos, la primera fila, y las escaleras para subir al estrado.

Poco sabíamos sobre lo que pasaba fuera. Imaginaba las sillas puestas fuera del Auditorio ocupadas. Una guerra de voces, como en el interior, aunque con menos control. No había a quien interrumpir. De cuando en cuando un grito homogéneo lograba penetrar las paredes: ‘¡Fuera, fuera!’. Cada vez más fuerte. Más tarde supimos qué es lo que había pasado durante la presentación de Peña Nieto, fuera del Auditorio. Que Carolina Viggiano, diputada priista, miembro del equipo de Peña, y esposa del actual gobernador de Coahuila, Rubén Moreira, reñía obnubilada: “¿Para qué lo invitan, si lo van a insultar? Envalentonada a cada reclamo, más tarde afirmó que los manifestantes no eran estudiantes, sino ‘operadores de López Obrador’. Que guardaespaldas del presidenciable encararon a los jóvenes, y a algunos les quitaron algunas pancartas. Que los ‘ectivistas’ que no lograron entrar al Auditorio fueron coordinados por Viggiano para contrarrestar las protestas; al colocarse delante de los ‘anti-peñistas’ y gritar: ¡Peña Presidente! Que Viggiano pedía que ‘alguien controlara a los jóvenes’. Que hubo golpes. Que no los hubo. Insultos mútuos. ‘¡Jodidos!’ ‘¡Vendidos!’ Si es que habían ‘acarreados’, ‘infiltrados’ y ‘operadores externos’, venían, precisamente, en apoyo a Peña. Uno que otro simpatizante del PRD, que sostenía pancartas con el logo del partido; eran estudiantes; ya los había visto en algún lado, caminando en un día de clases normal. Que habían cientos más de máscaras de Salinas, portadas por cientos de alumnos. Que algunas alumnas se pintaron las manos de rojo, analogía de sangre, y embarraron sus cartulinas con sus huellas. Que los ‘ectivistas’, en su mayoría no eran estudiantes de la Ibero. Que un joven, que portaba una máscara de Salinas, fue empujado por simpatizantes de Peña. Que las pancartas eran una misma: ‘Necesito un títere para volver, Salinas’. ‘No queremos títeres’. ‘Todos somos Atenco’. ‘Yo sí tengo memoria’. ‘El PRI no es México’…

Prometió Peña hablar sobre Atenco, después de que un par de alumnos le gritaron asesino mientras un estudiante caminaba hacia el micrófono para formular su pregunta. No lo hizo. No hasta que la paciencia se agotó para algunos, y el ‘tiempo’ al candidato, quien volteaba a ver su reloj cada 5 minutos. Se levantó. Se despidió. Su equipo de seguridad subió para acompañarlo. Y la guerra. La olla express estalló. ‘¡Atenco!’. Una voz. Dos voces. Tres voces. Decenas de voces. ‘¡No te vayas, cobarde!’. ‘¡Asesino!’. Acorralado, sin chaces para huir; debía ‘cumplir su deuda’, Peña Nieto tomó el micrófono de mala gana. Lo golpeó para cersiorarse de que aún continuara prendido. Y habló. “Fue una decisión que asumo personalmente, para restablecer el orden y la paz. Lo hice en el uso legítimo de la fuerza que corresponde al Estado”, y que si bien hubo problemas, “los responsables fueron consignados ante el  poder judicial”. La respuesta no satisfizo a los inconformes. “¡Fuera, fuera!”.  Estruendoso. Las voces de los ‘ectivistas’ murieron ahogadas. Eran la nada. Peña agachó la cabeza. Alzó mano la derecha. Se despidió del techo. Y si se fue, literal, por la puerta de atrás.

Lo esperaban varios alumnos y fotógrafos, a sabiendas de que salía por atrás, justo fuera del piso 1 de la Biblioteca, donde está ubicada una galería de arte; a tan sólo unos metros de la puerta 3. Luego, todo fue muy confuso. Hay quienes dicen que atravesó la biblioteca y salió hacia la explanada. Otros (medios) creen que burló a quienes lo esperaban por donde había salido, y se escondió detrás de sus guardaespaldas, como simulando que no estaba con ellos; que éstos caminaban sólos. Los que estuvimos dentro del Auditorio salimos, apretujados. A pasitos diminutos avanzábamos, detenidos por la multitud, inmensa, que había visto la conferencia afuera del Auditorio. Ocupaban toda la pequeña explanada, y los pasillos adelaños. Un puente que conecta el piso superior de un edificio con otro estaba también repleto. Una locura. Vorágine. Se abrió paso el contingente de guardaespaldas, entre el barullo, la multitud reclamante, los escupitajos verbales, los cordones guindas que dibujaban un perímetro en torno a las puertas del Auditorio. El ‘BUUUU’ nunca fue más rotundo. “La Ibero no te quiere!’, gritó casi toda la Ibero. Por los pasillos enladrillados replicaba el clamor. Temblaba. “Ojalá esto tenga repercusión en los medios”, deseaba Jorge, quien caminaba junto a mí mientras salíamos del Auditorio, esquivando postes y personas inmóviles.

Los ‘unos cuantos’ que estaban en el Auditorio se convirtieron en unos tantos, cientos, tal vez miles. De pronto, alguien advirtió que Peña había sorteado la multitud que le repudió. Que había girado hacia la izquierda. Que caminaba hacia la explanada. Que iba a la estación de radio, Ibero 90.9, a cumplir con una entrevista previamente pactada. Que todo su equipo de seguridad lo secundaba. La multitud corrió (corrimos) tras de él, incluidos fotógrafos y camarógrafos, quienes se apostaron en el pasillo paralelo hacia la explanada y grabaron la huída, el cordón de seguridad trazado a su alrededor, y a la multitud exhuberante que caminaba tan rápido como él. A Peña Nieto lo seguía acompañando el Rector de la Universidad. Los gritos recrudecían. “¡Sólo por las coladeras se escapan las ratas!’. Y fue entonces cuando un grupo de estudiantes se subió a las escalinatas que conducen hacia las oficinas de la Rectoría, colindantes con la explanada central, sostuvieron una gran manta que decía: ‘Todos somos Atenco’. Y desgañitaron tan fuerte como la garganta les soportara: ‘¡Asesino, asesino!'; el ya clásico ‘¡Fuera, fuera!’ y ‘¡Se ve, se siente, Enrique delincuente!’ Y sus brazos en colérico vaivén al cielo, como aventándole proclamas de justicia, divina. Algunos estudiantes, que deambulaban distraídos por aquellos lares, se quedaron viendo la manifestación. Tomaban fotos, como varios reporteros, y uno que otro camarógrafo extraviado. Algunos se unieron, como María, de Comunicación, quien no había entrado a la conferencia, pero confesó su odio a Peña. “Tenía entrega. Pero lo odio”. Un par de simpatizantes de Peña intentaron opacar la manifestación, la más ruda y extrema de todas. Se pusieron de frente a los manifestantes y agitaban sus carteles rojos de ‘ectivismo’. Pero su grito, nuevamente, fue asfixiado. A los pocos minutos se rindieron, bajaron. Se fueron. Seguía el follón. Aparecieron más mujeres, jóvenes, estudiantes, con las manos pintadas de rojo, la cara salpicada de pintura, y playeras blancas, roídas, pringadas del mismo color. Fueron estudiantes, con mochila colgando en la espalda, y libros en su brazo, quienes alzaban el puño y unían su voz con la de los demás. “¡Fuera!” ¡Fuera”. ¿Externos? ¿Sembrados? ¿Operadores? ¿Infiltrados? Si así fue, entonces, venían muy bien ataviados para la ocasión. Con mochilas, libros, y credenciales de la Ibero falsas, de seguro.

Corría como pólvora encendida el rumor; “Peña estaba encerrado en un baño”. Me quedé observando la protesta de la explanada, y no advertí la otra parte de la trama. Cuando revisé mi celular, corrí hacia el edificio P, donde están ubicadas las cabinas de transmisión de Ibero 90.9. Una escalera de caracol que da de frente al estacionamiento de alumnos, muy concurrida, pero no como esperé. Varios jóvenes caminaban hacia otros lados; el estacionamiento o los pasillos del edificio de Diseño y Arquitectura. Algunos se quedaron, platicaban mientras enrollaban sus cartulinas que tenían escritas las mismas consignas de toda la tarde. Me acerqué a un par de jóvenes. Eran alumnas de la Universidad. Les pregunté si era cierto que Peña Nieto había estado encerrado en el baño. Dijeron que sí. Un reportero no estuvo muy seguro de ello: “Pues lo vi que bajó las escaleras, pasó por aquí, pero luego lo perdí de vista. Creo que ya se fue”. Bajé al estacionamiento. Varios reporteros seguían haciendo su trabajo; entrevistaban a los alumnos sobre lo que pasó minutos antes de la conferencia. Sobre las mujeres externas a la Ibero que no podían entrar por la puerta 3, ni salir del campus, hacia la calle; encerradas. Sobre los ‘acarreados’ de la puerta 10. Sobre un supuesto hombre, de traje oscuro y corbata gris, que merodeaba la Universidad por la mañana, horas antes del evento, regalando dinero a los estudiantes, a cambio de hacer preguntas ‘amables’ al candidato. Y entre el desbarajuste y el caos informativo, las denostaciones regadas, la pólvora esparcida, el fulgor rebosado, la fuente de la Ibero fue pintada de rojo. Un manantial de sangre, vigilada por el recuerdo de Atenco.

Ocurrió, según varios medios como Animal Político, ADN Político, e Ibero 90.9, que Peña canceló de última hora su entrevista con la estación de radio de la Universidad. Que preguntó si era ‘estricamente necesario’, y que sus asesores le dijeron que no. Que bajó las escaleras del edificio P. Que se detuvo en el segundo piso del mismo edificio para pasar al baño; que, sin querer, iba a entrar al de mujeres y fue jalado por uno de sus guardaespaldas tras advertir el equívoco. Que un contingente nutrido de alumnos lo vieron, lo sitiaron, le bloquearon toda la salida posible, inundaron la escalera, de ‘pe a pa’. Y le seguían gritando lo mismo. Que permaneció cinco minutos en el baño. Que Peña se espantó. Que tenía la mirada desencajada. Los ojos tristes y derrotados. La sonrisa fumigada. Que se veía más pequeño, aún. Y que “Atenco no se olvida”.

Ocurrió que, 50 segundos de operación le bastaron para salir de una vez por todas. Que llamó al capitán del Estado Mayor Presidencial, Gustavo Cuevas, para discutir cuál sería la estrategia para salir. Que la maniobra evasiva fue exitosa; habían logrado burlar a los ‘turba’ que bloqueaban la escalera, salió frente al Departamento de Arquitectura, giró a la derecha, hacia la cafetería Capeltic, saludó a una estudiante: ‘Adios, señorita’, le dijo, según; caminó unos cuantos metros, pasó de frente al Banco IXE, viró otra vez a la derecha, y entró en un pasillo que bifurcaba: hacia una escalera que conducía a los salones de clase, o directamente al estacionamiento de maestros. Eligió la segunda opción. Aceleró el paso. Una ‘Jeep Liberty’ blindada le esperaba. Entró, sin antes despedir mostrando el pulgar hacia arriba de los alumnos que le seguían increpando, y algunos otros que no gritaban, pero veían desde las ventanas de los salones adyacentes.

Más tarde los directivos priistas empaparon sus plumas en veneno. Que las manifestaciones habían sido operadas por infiltrados de Morena y AMLO, y que los jóvenes ‘revoltosos’ habían sido “entrenados”; sabrá Dios por quién. Como si las ideas disidentes, opositoras, independientes, fueran ‘sembradas’. Pervertidas. Plásticas. Inducidas. “Sino estás conmigo, estás contra mí”. El pensamiento dualista rotundo y ramplón ya no sirve. Es obsoleto. Vetusto. Primitivo. Autoritario. Digno de quienes desconocen que discrepar no es intolerar. Pusilánimes. La Ibero habló. El Rector defendió la libertad de expresión, y la autenticidad de las muestras de repudio. Maquinadas por nadie, más que por el hartazgo genuino, las ideas propias; marca simbólica estudiantil. Por ello, es lamentable que hayan alumnos (compañeros con quienes tomé clase), quienes tengan que permanecer, de momento, en el anonimato, injuriados. Se debe saber lo que pasó, sin maquillajes, ni pena, ni mentiras, ni ocultamientos. Así las cosas deben ser. Porque la verdad nos hará libres.

About these ads
This entry was published on May 14, 2012 at 3:42 am. It’s filed under Política, Reportajes and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

18 thoughts on “Sin pena, ni mentiras…

  1. Memo on said:

    Excelente tu reseña de lo vivido el pasado viernes en la Ibero. Muchas felicidades por relatar con detalle la presentación fallida de EPN. Es un veradadero placer conocerte.

  2. Irene on said:

    Muchas gracias por la cronica de primera mano y gracias a los estudiantes de la Ibero, por darnos un ejemplo de valentia, un ejemplo del que sentirnos orgullosos, y por que gracias a esto, vemos como trabaja EPN, ya sabemos quienes estan hasta el frente en sus videos “bonitos”

  3. Reblogged this on El camino a Oz and commented:
    Para que no se nos olvide.

  4. Que onda! Soy alumno Ibero y abrí el blog http://iberoalzalavoz.blogspot.mx/ me gustaría publicar tu crónica … ¿que dices?

  5. Olga L. Obledo on said:

    Gracias jovenes por ser parte del CAMBIO QUE YA EMPEZO EN NUESTRO PAIS. Que representan el sentir del pueblo mexicano, cansados hartos de esta injusticia social y economica, la corrupcion y la violaciones a los derechosl humanos.

  6. Edgar MC on said:

    Una crónica excelente, muchas felicidades por tu gran hacer periodístico, mucho mejor que varios de los que se dicen ¨periodistas¨, espero poder leer mas crónicas como esta.

  7. Emmanuel Ponti on said:

    poca madre! hagamos de este lugar un mejor país.

  8. José Miguel Barberena on said:

    Buen reporte. Largo pero te mantiene cautivo. Gracias por la mención.

  9. Reblogged this on bparramosqueda and commented:
    Una muy buena crónica!

  10. Andrea on said:

    Interesante crónica, me acerca más a la realidad de los hechos. Admiro la valentía de aquellos que se expresaron y levantaron su voz en esta buena ocasión…. “La Verdad nos Hará Libres” y es a los estudiantes a los que no nos pueden limitar este derecho.

  11. Excelente articulo. Muy buena cronica…Gracias! Con su permiso, lo comparto!

  12. Mónica on said:

    Muy buen reportaje, muy respetuos y objetivo, FELICIDADES!!!

  13. Eleveto on said:

    GRACIAS por compartirlo, excelente crónica

  14. Cecilia on said:

    Excelente cronica… que la juventud pensante se multiplique…

  15. alejandro on said:

    No os detengais hasta acabar con el mal

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: